El tiempo K impuso miradas, discurso, iniciativa y opciones sobre los modos de CONSTRUIRNOS

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" . Bertolt Brecht. (1898)

martes, 1 de julio de 2008

Un día peronista: Pocho not dead

Un día peronista: Pocho not dead

5 comentarios:

Ana dijo...

Pienso lo mismo que vos!!! se que hay esperanza y me doy cuenta que vamos a buen puerto con solo mirar a nuestros opositores que no hacen mas que entorpecer con el crecimiento del pais, gente como la de la sociedad rural que APOYÒ al golpe de estado, gente Gorila que siempre convatieron a los gobiernos de turno y que cuando estaban al poder solo fundieron el pais y luego se marcharon sin siquiera terminar LOS mandatos, solo con ver eso me doy cuenta que de a poco, pero con pasos firmes y fuertes se puede lograr una Argentina justa sin desnutricion y con buena educacion tanto civil como institucional.
Siempre en la lucha y de la mano de Peron y Evita. Ana

elcuervo dijo...

nicoleña te reputo como buena blogera

MONA dijo...

No sé si alegrame, o ponerme a llorar por eso de "te reputo" del mensaje anterior...
¡¡¡¡Más reputo será tu tío!!!! (jeeee... es broma!!!
Gracias por entrar...
Gracias por dejar mensaje...
Gracias por leer, que según dicen algunos, es demasiado largo!!!
Salu2

Anónimo dijo...

En nuestro País, las experiencias democráticas de 1945 del Peronismo, las del 1958, del Desarrollismo, las del 1963, del Dr Illia, la del 1973, del 3º Peronismo, y la del 1983, del Alfonsinismo, fueron aprovechadas en forma parcial y no pudieron desarrollar plenamente su proyecto, por las presiones enormes que sufrieron y que tuvieron en común ser violentamente interrumpidas por el poder económico local e internacional a través de golpes de Estado militares o financieron. Sin embargo, en los años '90, el poder político asociado a los negocios, llevaron adelante el desguace de las empresas estatales, de las cuales los ferrocarriles y nuestra línea aérea de bandera, son sólo dos de los ejemplos más dramáticos y palpables.
Muy buen blog!

Ester Lina Lanzi de Panelli dijo...

Si analizamos los hechos históricos, podemos evitar caer en los errores del pasado. Esto ya nos pasó muchas MUCHAS veces... La relación histórica CAMPO-PODER es tan añeja como la existencia de nuestro País... ¿Leíste sobre el pacto Roca-Runciman? ¿Te acordás del industrialismo de Frondizi? ¿Y de Illía con su política de incremento de los presupuestos de salud y educación? ¿Y la "revolución argentina" de Onganía? ¿Y la oposición del poder agropecuario al modelo 1º gob.peronista? ¿Y los lockouts patronales contra el gobierno de la Isabelita? Acá consiguieron un ministro de economía salido de la Sociedad Rural... que era Martínez de Hoz… y así nos fue. En los 90, sin retenciones, los pueblos languidecían, las fábricas quebraban, se compraban pocas máquinas y esas eran sobre todo extranjeras. En la crisis de 2001 el campo pedía el intervencionismo del Estado, para que no rematen sus bienes, ya que, como todos, se habían afectado por la falta de dinero. El Estado, que somos vos, yo y los demás argentinos, los auxilió. El Estado asumió un fuerte compromiso con los productores, pero éstos no asumen la misma responsabilidad social frente a los que menos tienen