El tiempo K impuso miradas, discurso, iniciativa y opciones sobre los modos de CONSTRUIRNOS

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" . Bertolt Brecht. (1898)

jueves, 25 de junio de 2009

Persevere en el modelo. Vote K


Relato:

A veces no alcanza con tener metas claras



Cuenta una vieja historia que un hombre queria encontrar agua. Necesitaba encontrar agua para su campo y para uso familiar. Asi que, armado de un pico y una pala, comenzo a cavar un pozo esperando encontrar agua. Paso dias y dias cavando y cavando sin encontrar una sola gota de agua cuando un desconocido que pasaba por su propiedad le dijo

--¿Busca agua? Porque no prueba alli cerca del arbol?. Es un arbol frondoso y verde y probablemente encontrara agua mas facilmente.

Nuestro protagonista le hizo caso y se puso a cavar otro pozo donde le habia indicado el desconocido. Al cabo de una semana de duro trabajo, tampoco habia encontrado agua y continuo cavando y cavando.

Mientras estaba en la tarea un grupo de personas a caballo se detuvo cerca de su casa y fue a recibirlos. Cuando le vieron tan sudoroso, le preguntaron que estaba haciendo y dijo...

--Estoy cavando un pozo para sacar agua y no tener que ir cada dia hasta el rio que esta muy lejos.

--Pues no es el lugar adecuado -dijo el que parecia el jefe del grupo- tendrias que ir detras de la casa, cerca de la roca..."

Y nada mas se fueron, nuestro amigo se dirigio a la puerta trasera de su vivienda, con su pico y su pala. Al cabo de varios dias de cavar y cavar no habia encontrado ni una gota.

De pronto escucho que lo llamaban por su nombre. Era un buen amigo que lo visitaba y venia acompañado por un anciano.

--Me entere que querias hacer un pozo y pense que te interesaria conocer a un gran especialista que es el anciano que me acompaña.

Nuestro protagonista les mostro, con cierto orgullo, los tres pozos que habia cavado. El anciano sonrio y le dijo:

--Si realmente quieres encontrar agua, vas por el camino equivocado..."

Ante la idea de tener que cavar un cuarto pozo, nuestro protagonista se enfado, interrumpio lo que estaba por decirle el anciano, y sin ningun tipo de contemplacion echo a su amigo y al especialista de sus propiedades.

En el camino de regreso, el especialista le comentaba a su apenado amigo

--No te preocupes, no es la primera vez que me encuentro con un caso asi. Por el tipo de terreno en que esta emplazado su jardin debe haber agua entre quince y veinte metros. Tu amigo ha cavado tres pozos de diez o doce metros. Solo que hubiese perseverado un poquito mas en cualquiera de ellos, en este momento tendria agua.

Conclusion:

· Error 1 . A veces no alcanza con tener metas claras si le falta esa cualidad llamada perseverancia. Podemos tener las ideas muy claras, actuar en la direccion correcta, utilizar los metodos adecuados, pero si somos impacientes y no perseveramos, fracasaremos el 99% de veces.

· Error 2. No creer en si mismo y hacer caso al primero que pasa

· Error 3. Enfurecerse cuando no le salen bien las cosas y, en lugar de intentarlo de nuevo, proyecta su fracaso sobre alguien o algo exterior que no es el mismo.

· Consejo: Sea lo que sea lo que haya emprendido, persevere, vaya hasta el final, no se deje desalentar por los consejos o las dudas de los demas. Y si se equivoca, no le eche las culpas a nadie. Aprenda de sus errores.

8 comentarios:

Daniel Mancuso dijo...

Si maduramos un poquito como sociedad, es seguro que no nos para nadie, perseveremos.
abrazos.

...*LuNa*... dijo...

Realmente evocador de imágenes cotidianas.
Fuerza para construír un camino común al que cada uno puede sumar su necesaria pluralidad, sin desviarse de ese objetivo común.

No sé si vos sos Mona, pero muchas gracias por pasar por mi pequeño espacio.

Saludos

El Hippie Viejo dijo...

Siempre será una constante
el madurar

...y que la paz sea el camino siempre!

Muchos saludos Mona!

Vamos con fe el domingo
puede llegar a tener sabor
a hazaña!

emeygriega dijo...

Pasaba para saludarte y saltar un ratito por el triunfo de mañana.

Beso!

...*LuNa*... dijo...

Querida, Mona, por nada (comparado a lo que hizo este Gobierno) mis padres pusieron sus esperanzas en Carlos Menem, y se equivocaron, se equivocaron feo como tantos argentinos y los resultados de ese proceso fueron devastadores y el estallido de 2001 no es nada menos que el gran vendabal por no tener un proyecto común de país y que las buenas bases que han dejado otros gobiernos tengan que ser destruídas por el gobierno entrante. Así pasó con la última dictadura que destruyó sistemáticamente el proceso industrializador que tanto costó instalar para intentar salir del modelo dependiente agroexportador y así lo profundizo el neoliberalismo de los 90. ¿Cómo, entonces, no entenderte al poner tus esperanzas en este presente? Si vemos que ante la crisis internacional gestada por el primer país del mundo y desmintiendo cualquier pronóstico estamos acá y seguimos adelantes con un panorama alentador, con más unión regional, con más trabajo. Porque me parece un error recalcar lo que falta porque justamente sabemos que falta y va a ser imposible hacer que deje de faltar si socavamos estas bases tan importantes desde donde impulsarnos. Asi la mejor calidad de vida pueda llegar a cada rincón de los hogares más humildes y de la gente sin hogar, a cada pueblito olvidado del interior, por mayor seguridad social, por achicar la asquerosa brecha entre los ricos y los más más pobres.
Cuando veo los nombres de las personas que apoyan este modelo, como dice el querido Orlando Barone, yo "no tengo dudas" de qué lado tengo que estar para apoyar, porque las soluciones mágicas se las dejo a los charlatanes, aquí y siempre se trató de luchas de poder por instalar sistemas más justos. N se hará de una vez y para siempre, pero mucho menos se hará si quitamos el apoyo en un contexto tan favorable para tirar todos del mismo lado, aportando la pluralidad crítica. Porque ser crítico no es ser ferviente opositor, de esos malos opositores que si pierden no acompañan, no son honestos como para considerar que el ganador avanzó en el sentido del bienestar social. La historia de siempre, Mona.
Yo soy joven y apoyo. Apoyemos juntos!

un abrazo!

...*LuNa*... dijo...

Que triste que estoyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy



:(

unamujercualquiera dijo...

Buenísimo Buenísimo Pero la vida es así En un momento encontrás agua,después se seca el pozo, qué se le va'cer...es así y no importa. Todo bien.

3nriqu3G dijo...

Hay, ciertamente, una vertiente que se ocupa de la actualización, de ir hacia las cosas. Desde un aspecto puntual, hay una fuerte apuesta por el pensar áreas críticas, y como sub-especie pensar la ética del discurrir vivencial de las comunidades expropiadas de su individualidad y hasta de su subjetividad. ¿Es posible pensar las múltiples y diversas áreas del quehacer comunitario? ¿Es posible trabajar sobre interfases entre nodos críticos? ¿Es hora de pensar los temas-problema? ¿Se puede inducir un cambio conceptual? ¿Se puede llevar adelante el desiderato del trabajo interarticulado? ¿Hay una ontología de la salud pública, tanto como hay una filosofía de la educación, del derecho, y hasta de la economía? ¿Hasta que punto se tiene el derecho de omisión, en medio de un panorama de carencias insolutas, y de plétora de sapientes? ¿No amerita esto un cierto pensar el pensar, o, si se quiere, pensar los aspectos a pensar y dejar de no pensar el pensar? ¿Acaso detrás de todo sistema conceptual... no reconocemos un rostro, una vida, un sentir, y hasta un pensar que no se ha pensado en quien merece ser pensado? ¿Nos hemos extraviado en la divagación solipsista, o empantanado en un cenagal sísifico de repeticiones variopintas alrededor de la cosa? ¿Y para cuando a la cosa i-re-mos?