El tiempo K impuso miradas, discurso, iniciativa y opciones sobre los modos de CONSTRUIRNOS

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" . Bertolt Brecht. (1898)

miércoles, 17 de octubre de 2012

Los diarios del 18 de octubre del 45

-->
“Los hombres y mujeres pobres que habían vivido a los márgenes de la coqueta Buenos Aires habían invadido la ciudad. Ellos, que se habían acostumbrado a andar discretamente como para no ser notados sin un día tenían que pasar por el centro. El 17 y 18 de octubre de 1945 habían conquistado esa ciudadela blanca y de “buena presencia” que de mil maneras les hacía sentir que no era suya. Llegaron con sus ropas pobres y sus modales groseros y, contra todas las reglas de urbanidad, retozaron en las plazas con sus cuerpos sudorosos a la vista, y refrescaron sus pies en el agua de las fuentes. Y como ese día la victoria fue suya, y como se sintieron mirados con desdén por el público que los veía pasar, pero bienvenidos por Perón cuando por fin apareció en el balcón de la Casa Rosada, en adelante ya nunca más pidieron permiso”.

Es copia: ADAMOVSKY; Ezequiel – “Historia de la clase media argentina” – Ed. Planeta – 2009.- Pág.266.


Dice el mismo autor sobre repercusiones: 

El diario Clarín:
  • notó con asombro que allí estaban ellos, exhibiendo sus pieles oscuras o atreviéndose a hablar en “quechua o guaraní” en la europea ciudad porteña;
  • que en los sitios de recreo popular de Palermo, habían dejado de bailarse los ritmos ¡que gustaban a los inmigrantes, reemplazados por los gatos, zambas y chacareras que preferían los provincianos.
El diario Crítica:
  • se quejó en 1945 de la presencia de la plebe en las calles porteñas, un “atentado” contra “el buen gusto y contra la estética ciudadana afeada con su presencia”.

     
El conservador Adolfo Mugica:
  • el país vivía como en “una inmensa merienda de negros” compuesta de mestizos y aún de indios…
El nacionalista Juan Carulla:
  • como el resto de América Latina, Argentina también se “negrea”
La revista católica Criterio:
  • los alamarba no sólo “el ausentismo, las huelgas ilegales y el trabajo a desgano, sino también las manifestaciones de “indecencia y vicio”…
En el periódico del Partido socialista, Américo Ghioldi:
  • retomó la dicotomía sarmientina de “ civilización o barbarie” para llamar a combatir “esa fuerza primitiva que se había hecho visible en las masas ignorantes”.
En la revista Antinazi, Juan Antonio Solari:
  • al candombe sucio, populachero y fanático había que darle un tratamiento de agua y jabón.
El Partido Comunista:
  • salió a descalificar al malevaje peronista que atentaba contra el hogar, contra las casas de comercio, contra el pudor y la honestidad, contra la decencia, contra la cultura.
La católica Mila Forn:
  • A los demagogos les conviene hacer creer que el pueblo es la gente común y humilde de una población, porque saben que ese sector está siempre dispuesto a seguir a los poliquiteros sin escrúpulos que le hablan de una falsa idea de igualdad. Pero esa definición de pueblo no es apropiada para un País como Argentina, donde cualquiera tiene posibilidades de ascenso. En las naciones africanas, habitadas por negros, existe quizás la igualdad, pero no hay civilización, ya que ésta es siempre producto de la ambición y de la iniciativa individual.

Los cantores:
  • Alberto Castillo, un tanguero con fama de “grasa” alcanzó su máxima popularidad luego de incorporar candombes a su repertorio.
  • A Antonio Tormo lo llamaron “el cantante de los cabecitas negras” y aunque nunca fue peronista sufrió prohibiciones luego del ’55.
  • Atahualpa Yupanki, mostraba con orgullo su origen mestizo; sus canciones reflejaban las penurias de los indios y los criollos del noroeste. Fue muy polular, a pesar que no era peronista.

Los consejos de los manuales de urbanidad:
  • Respetar las jerarquías. No se debe vestir como alguien superior a nosotros, pues daríamos a entender nuestro afán de igualarnos a ellos, lo que sería altamente ridículo.
  • Es conveniente rodearse de amigos de nuestra misma condición.
Los cuestionamientos:
  • ¿De qué valía la educación cuando todos esos brutos ahora se sentaban en las bancas del Congreso? ¿para qué el esmero en el trabajo y el esfuerzo individual si ahora con los convenios colectivos y la presión sindical se duplicaban los salarios de todos?
  • Tanto cuidado en vigilar la familia cuando una hija ilegítima de pronto llega a primera dama.
  • El verdadero Pueblo argentino no podía ser ése (el del 17 de octubre): un rejunte de maleantes manipulados por Perón.

7 comentarios:

Nando Bonatto dijo...

Desde el 17 el pueblo dijo presente y pese a todo nunca mas se los pudo borrar

iris dijo...

Era el pueblo haciéndose presente:unos no lo vieron, otros lo despreciaron y algunos hicieron las dos cosas.

Anónimo dijo...

ENCONTRE UNO DE LOS TANTOS BLOGUER KK CHORI DEL PAIS-

Anónimo dijo...

8N aguante clarin, preparen el helicóptero de la Rosada

Anónimo dijo...

El 27/10 vamos a llenar las plazas de todo el país, compañeros. Que nuestro recuerdo de Néstor sea militante y perseverante en la búsqueda de una Argentina más justa, libre y soberana.

A no aflojar, que el garcaje está agazapado y espera su oportunidad de volver al poder por el medio que sea.

Televisores LG dijo...

Excelente la publicación, todo un gusto el visitarte.

Despedidas de Soltera Bogota dijo...

bueno cada quien toma una postura.