El tiempo K impuso miradas, discurso, iniciativa y opciones sobre los modos de CONSTRUIRNOS

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" . Bertolt Brecht. (1898)

miércoles, 13 de febrero de 2013

MIEDO ó AMOR


Todos tenemos 2 elecciones: estar llenos de miedo o llenos de amor”. Albert Einstein

Es frecuente leer que los medios presentan un peligro potencial de consecuencias desastrosas para la economía. Anoche en "Desde el Llano" el colega Cachanosky pronosticó un "rodrigazo" antes de las elecciones... Nos asustan con inflaciones, hiperinflaciones, default, recesión, desborde inflacionario o fuerte devaluación...
Predicen desastres a futuro, pero nunca se concretan, ni admiten que no sucediera la apocalipsis, porque se hallan organizando la siguiente, la que va a suceder inexorablemente... y encienden el terror en los habitantes.
Esos habitantes que se asustaban en los años '90 cuando nos azuzaban con el recuerdo traumático de la hiperinflación para aplicar reformas devastadoras de derechos sociolaborales y de liquidación de activos públicos.
Nos asustaban con la convertibilidad para justificar fuertes ajustes fiscales con recortes del gasto público y de salarios y jubilaciones.
En el gobierno Alfonsinista asustaron y lo lograron con la estampida del dólar. Cada día se remarcaba la suba como si se hablara del tiempo. Y encima, la deuda... Esto fue limitando la gestión política económica, y como sucede en las profecías de auto-cumplimiento, se generaron las condiciones para el golpe de mercado que hundió el gobierno, obligando el adelantamiento de la fecha de las elecciones y de la posterior entrega del poder.
En el gobierno de Menem la deuda se cancelaba con la venta de empresas públicas y emisión de nuevos bonos.
En el gobierno de De la Rúa fue el índice de riesgo país el que mantuvo en jaque a la economía, a pesar del deseo de esta gestión de política de supervivencia. Ninguna supervivencia ¿no?

Hoy el miedo pasa por el dólar “blue”... por los acuerdos de precios (“no van a resultar”)... porque “estamos fuera del mundo”... por la “inseguridad jurídica”...

¿Podrá más el miedo? Espero que sea como rezan algunos carteles: 
"El amor vence al odio"

4 comentarios:

iris dijo...

El fomento del miedo no es nada ingenuo: el miedo destruye la solidaridad y justifica el sálvese quien pueda. Los sembradores del miedo buscan dejar un terreno propicio para la vuelta a los noventa. No comprenden que algo cambió desde el 2003 porque pretenden que lo sucedido fue un mal sueño.

Moscón dijo...

La Doctrina del Shock al palo¿no?

Luis Quijote dijo...

Como a La Carrió (a) "la gorda" no le cree más nadie, los medios in_the_pendientes son los encargados de vaticinar. Pero ojo: es sin miradas de soslayo ni guiños de ojos.
=====================
NO SOY UN ROBOT y, si alguno de google me lo preguntara en la cara, la rompo la ídem.
Descifrar esos jeroglíficos me significó 5 intentos.

PalabrotA dijo...

medio miedo, me dio miedo los medios/miedos de comunicación. Saludos, nos leemos.