El tiempo K impuso miradas, discurso, iniciativa y opciones sobre los modos de CONSTRUIRNOS

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" . Bertolt Brecht. (1898)

lunes, 25 de agosto de 2008

No queremos eso ¿no es cierto?

Nuestro equilibrios social es muy frágil en este momento, fruto de tantas pugnas y de tantos modelos encontrados... Nos sobran dedos de la mano para contar los gobiernos democráticos que pudieron culminar su mandato completo... No sé si recuerdan: a Alfonsín le hicieron lo mismo que a nuestra presidenta actual: lo hostigaron, hasta que los intereses del mercado le asestaron el golpe que finalmente lo corrió con antelación a la finalización de su mandato... No queremos eso ¿no es cierto? Si nos hacemos eco de los que dicen que todo está mal, entonces va a estar cada vez más mal... Pero hay cosas buenas que no se dicen... he observado que los medios masivos de comunicación utilizan el poder de formadores de opinión que legítimamente les cabe, para irritar, para ofrecer desmoralización, para ver el lado negativo de las cosas, y no veo una seria mirada crítica, sino siempre mirada negativa, "mete ficha" y tendenciosa...
En nuestro País, las experiencias democráticas de 1945 del Peronismo, las del 1958, del Desarrollismo, las del 1963, del Dr Illia, la del 1973, del 3º Peronismo, y la del 1983, del Alfonsinismo, fueron aprovechadas en forma parcial y no pudieron desarrollar plenamente su proyecto, por las presiones enormes que sufrieron y que tuvieron en común ser violentamente interrumpidas por el poder económico local e internacional a través de golpes de Estado militares o financieros. Sin embargo, mínima fue la oposición en los años '90, cuando el poder político asociado a los negocios, llevaron adelante el desguace de las empresas estatales, de las cuales los ferrocarriles y nuestra línea aérea de bandera, son sólo dos de los ejemplos más dramáticos y palpables.

12 comentarios:

No dijo...

No, no queremos. Al menos yo no quiero.

www.portaldelperiodista.blogspot.com dijo...

Artemio me abrió el camino, pasé, felicitaciones. Juan Pablo Peralta
www.portaldelperiodista.blogspot.com

Anónimo dijo...

No, yo no quiero que derroquen a la presidenta, porque fue la voluntad colectiva de los argentinos, la que la puso en el gobierno. Yo defiendo la democracia, y este gobierno que es legítimo.
Todos sabemos que hay cosas que no van del todo bien... y hay otras que son maravillosas... Sugiero unirnos para fortalecer la actual conducción, porque si le va bien a los K nos va bien a todos, y se mejora el País. Ya habrá tiempo para el recambio político, en 2011.
Abrazotes!

uno dijo...

Mona, te devuelvo la visita, muy interesante el blog! lo agrego a mi lista de blogs. Saludos!

Anónimo dijo...

Me encantó pasar por acá... estos artículos están muy buienos!!!
Un abrazo de corazón!!!
Canejo

Enrique Martín dijo...

Me gusta tu blog, Mona. Son artículos inteligentes y fervorosos, es decir, lo que se necesita hoy en día. Te mando un beso.
www.monogatica.blogspot.com

Anónimo dijo...

Estoy seguro que el ser humano puede reconocerse a si mismo. Y estoy seguro de que si lo hace, se sentiría tentado a aceptarse y vivir de acuerdo a su naturaleza de amor. Entonces: renuncio al pesimismo, no importa cuan grandes sean las dificultades. Renuncio a la indiferencia, no importa cuanto me duelan las injusticias, renuncio a ser un producto en serie de la televisión. Renuncio, desde hoy en adelante, a estar muerto en vida.
ALE

Anónimo dijo...

Mucho tiempo demoró el matrimonio Kirchner para comprobar que las conferencias de prensa no son las que se comen crudos a los funcionarios, sino que son éstos los que se devoran sus propios órganos cuando no saben enfrentarse con la prensa mano a mano. Y lo que es peor, cuando se sientan frente al periodismo para transitar, merced a una hábil retórica, un camino sembrado de hipocresía y cinismo.

Cuando ciertas mortificaciones traumáticas desorganizan el organismo, comienza un proceso gangrenoso que elimina progresivamente el funcionamiento de los órganos. En la política y aferrándonos metafóricamente a estas complicaciones infecciosas, podría decirse que existen quienes originan sus propias carencias y traumas mentales y emocionales, porque a la hora de accionar no encuentran las suficientes defensas.

De pronto y seguramente sostenida por el asesoramiento integral del flamante Jefe de Gabinete, Sergio Massa, la presidenta de la nación descubrió que el encuentro con los medios periodísticos puede ser –de hecho lo es- una inmejorable vía y hasta una sana costumbre, porque de allí surgen muchos elementos que van directamente a ampliar el juicio y los conocimientos de la ciudadanía.
LUIS MARIA SERROELS
Semanario Analisis de la Actualidad

José Pablo dijo...

Este gobierno, con sus problemas, con sus aciertos y errores, va haciendo buen camino...

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner señaló hoy que la inauguración de la tercera línea de alta tensión de Yacyretá en Villa Paranacito "viene a dar respuesta a una demanda por lograr una mejor calidad de servicio e interconectar definitivamente al país para favorecer la calidad de vida y la generación de empleo".

Anónimo dijo...

Sí.
Es el mercado. Pero en esta democracia, se aprecia la intervención del gobierno, para beneficio del Estado.
La exportación de productos es entrada de riqueza al país. Se produce en Argentina (pagando salarios, comprando insumos nacionales, etc., es decir, generando mas actividad interna) y se vende a precio internacional, que es mayor que los precios dentro del país. De esa manera, se aumenta la cantidad de dinero que circula en la economía interna. Supongamos que hay en el país $10, se invierten $5 para producir, se vende al extranjero por $15 (5 dólares), entonces: $5 quedaron en Argentina (lo q no se invirtió) + $5 que quedaron también en Argentina porque la inversión pagó insumos, salarios y servicios en el país, + $15 que ingresaron a raíz de la venta al exterior, nos queda circulando en el mercado interno $25 en total (5+5+15), que se reparten entre: el productor y sus trabajadores, los proveedores del productor y sus trabajadores, los productores de otros productos que le vendieron a aquellos trabajadores, los comerciantes de la cadena de distribución que comercializaron los productos en el mercado interno y sus empleados, los transportistas de productos e insumos y sus empleados.
Chau.
Ale

Anónimo dijo...

¿Como incentivar otros cultivos (los necesarios para abastecer el mercado alimenticio interno, y que a mayor oferta, menor precio y posibilidad de alimentos más baratos para los argentinos, que es lo que, someramente, pretende el gobierno con las retenciones moviles, como ya dijimos, sin limitar la ultra rentabilidad de la soja? O se limita las ganancias (vía retenciones) en el grano que más vale (y así incentivar la diversidad de cultivos) o… se pagan subsidios a los otros cultivos, así se iguala la rentabilidad, pero hacia arriba. No soy muy ducho en economía, pero no veo muchas más posibilidades. (o Miguens propone cultivos obligatorios por regiones, como en los soviets de la URSS?? naaahhh).- ¿”El campo” pretende que todos los argentinos subsidiemos su plus, ultras, archirecontras, exorbitantes tasas de ganancias, para igualar la de todos los cultivos con la de la soja?

Nicolás dijo...

Nuestro País se está recuperando desde 2001 a la fecha.
Las cuentas están en orden.
Hay superávit fiscal.
El crecimiento económico es del 8 ó 9% anual, sostenido por 5 años consecutivos, lo cual es un récor histórico. Asimismo, en medio del País parado, la bolsa registró una suba de casi el 4 por ciento en el segundo trimestre. Dijo el periodista Aliverti: “Más quisieran la fórmula en Wall Street”.
Se ha regularizado el pago de las deudas contraídas. Y se ha logrado esquivar al FMI.
Y estamos en proceso de distribución más equitativa de la riqueza, porque, como dice Eduardo Galeano: “Si no hay pan para el pobre, no habrá PAZ para el rico”.