El tiempo K impuso miradas, discurso, iniciativa y opciones sobre los modos de CONSTRUIRNOS

"El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de los frijoles, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales" . Bertolt Brecht. (1898)

miércoles, 20 de mayo de 2009

TRABAJO

Cualquier excusa es buena para desmerecer la obra que en materia de trabajo vienen desarrollando los K.
Ayer escuché en una radio que los periodistas pedían por el Servicio militar obligatorio, como alternativa para la seguridad y para el control de salud de los jóvenes, tan proclives a sustancias narcotizantes.
Me asustan estas posibles vueltas a un pasado ya superado.
La prioridad hoy es la posibilidad de todos los argentinos de acceder al trabajo. Y que las condiciones sean dignas. Y que el hambre sea desterrada.
En mi criterio vamos transitando ese camino, porque los asalariados recibieron en 2007 el 42,9 % del PBI y actualmente el 43. Ese nivel de participación está casi dos puntos arriba respecto de 2006, cuando fue del 41,3%, aunque aún se ubica por debajo del índice del 50% estimado en la década de 1950. Se pronostica que a fines de este año se alcanzaría una tasa del 44,1% y que, en el mediano plazo (entre 5 y 7 años), se estaría llegando al 50 por ciento, que es a lo que siempre apuntaron los K.

El BIcentenario de la Revolución de Mayo nos encontrará en condiciones más favorables. Un país rico no puede seguir acarreando los problemas del siglo pasado. Vale repasar algunos aspectos de principios del siglo pasado, en ocasión de los festejos del primer centenario, para no repetir la historia:

Nos decíamos "granero del mundo" pero en 1903, el 46% de los jóvenes convocados para hacer el primer servicio militar obligatorio, no reunía las condiciones de talla y peso mínimos para su incorporación a las fuerzas armadas y evidenciaban claros síntomas de desnutrición y huellas de enfermedades sociales evitables.

Los asalariados de entonces:
- Peones y obreros vivían en la indigencia, o trabajaban por menos de un plato de comida.
- Jornadas de trabajo de sol a sol, sin ropa adecuada, sin alimento suficiente, sin condiciones mínimas de seguridad, ni higiénicas.
- Pago en mercaderías, y en el mejor de los casos, en vales, que se usaban solamente en el negocio del empleador.
- Trabajo infantil, o de toda la familia, sin paga extra.

Los terratenientes de entonces estaban muy conformes con su manera de ganarse la vida. En la medida en que sus riquezas pasaron de ser abundantes a fabulosas, nuestra oligarquía fue abandonando la sencillez campestre y se dedicó al lujo más desenfrenado. Entonces no invirtieron, no se modernizaron, no industrializaron sus productos, lo cual hubiera podido transformar a nuestro País en una potencia. Nuestro productores rurales cobraban las exportaciones en libras o en oro, y les pagaban a sus empleados y a sus proveedores nativos en pesos, generalmente devaluados. Cuanto menos valiera la moneda nacional, más ganaban ellos.
Sus gastos estaban dedicados a los viajes a Europa, y a la edificación de palacios como el de Federico de Alvear, el Errazúriz, el Ortiz Basualdo, el Pereda, el Anchorena o el Paz, inspirado en el Louvre de París.

La mejora estimada se explica por medidas como la fuerte dinámica de la negociación salarial entre empresas y sindicatos; la suba del sueldo a partir del cual se tributa el impuesto a las ganancias; el aumento de las asignaciones familiares, y los incrementos a los empleados públicos, en el marco de la mejora económica con estabilidad y crecimiento, y sin nuevos endeudamientos.

Pero tengamos cuidado!!! Porque La Nación de hoy nos advierte "que si los ingresos crecen por encima de lo que las condiciones permiten, no necesariamente se produciría un avance de la participación salarial, porque terminaría dándose un traslado a precios". (La vieja cantinela que nos enfrenta, en vez de complementarnos)

"Éstas no son las crónicas de un militante anarquista o socialista, son las palabras de un funcionario contratado por el gobierno de Julio Argentino Roca". (Pigna, Felipe - "Los mitos de la Historia Argentina 2" - Ed. Planeta - 2007 -pág. 359 en adelante.)
"
El gobierno le encargó al médico catalán Juan Bialet Masset un informe sobre el estado de la clase obrera en la Argentina. El funcionario se tomó muy en serio su trabajo y elaboró un documento que se transformó en la más cruda denuncia de los horrores del sistema de explotación de nuestro País:

“En las cumbres de Famatina he visto al peón cargado con 60 y más Kg deslizarse por las galerías de las minas, corriendo riesgos de todo género, en una atmósfera de la mitad de la presión normal…”
“He visto en la ciudad de La Rioja, al obrero, ganando sólo 80 centavos, metido en la zanja estrecha de una cañería de aguas corrientes, aguantando en sus espaldas un calor de 57º a las dos de la tarde…”
“El alambre-carril como proyecto, es una gran concepción científica. Sale de la estación del ferrocarril en Chilecito, con un recorrido de 34 km; se apoya en torres armadas de hierro ángulo y plano, de altura que llega a 45,50 metros. Era de ver aquellos hombres agobiados por el peso, sintiendo ya el efecto de la falta de presión, jadeantes paso a paso…”
“La mina San Pedro es la más alta de las que se explotan en el mundo entero. La entrada está cubierta de una espesa capa de hielo, que se prolonga muchos metros adentro, por el piso. La atmósfera es sulfurosa y fría. No hay ventilación, y, en aquel hueco de aire viciado por las velas, por las respiraciones y los gases, trabajan los hombres con la barreta y el martillo, horas tras horas, violándose la Ley y matándose la gente. A los 40 años el minero está agotado y viejo. El infierno no puede ser más que eso, porque nada hay más áspero, cortante, desigual y siempre negro…”
“El jornal corriente del peón es en la ciudad de 80 centavos sin comida, y éstos se pagan en vales contra casas de negocios, que cuando más, les dan la mitad de su importe en dinero y la otra mitad en mercadería, cuando no lo obligan a tomar el todo de esta forma…”
“…trabajan de sol a sol; a las2 horas PM no se podía dormir en la pieza: había una temperatura de 35º; en el sol la temperatura marcaba 46º, y a las 4 de la tarde, todavía el suelo marcaba 52º. Algunos tienen una carpa….. Los más, clavan cuatro estacas en el suelo y a un metro de altura hacen una cama de palos clavados sobre tres largueros; ponen encima bolsas de pasto seco; en la cabecera, ponen astillas de quebracho por almohada…”
“Aunque se dice que trabajan de sol a sol, es falso, porque se aprovecha la luna, el alba, o después de puesto el sol, para alargar la jornada…”
…”hay algo que extrañará: es el cobro de 2 ctvos por el uso de las letrinas ¡Y qué letrinas! Se puede pagar 5 por no usarlas!!! Las fábricas de calzado, a falta de letrinas, cobran por usar sus pozos inmundos…¡Qué extravagancias tiene la codicia!”
“En la refinería argentina las horas de trabajo son de 6 a 6… teniendo desde las 8 a las 8 y media, para tomar café y de 12 a 13 para comer; queda una jornada efectiva de 10 hs, de la que participan niñitas de 12 y 10 años de edad”
…”en la Delegación comercial española lo primero que percibimos fue el estado de las niñas pequeñas; algunas estaban anémicas, pálidas, flacas, con todos los síntomas de la sobrefatiga y de la respiración incompleta…”
“Otro trabajo abusivo es el de las cigarreras: se les exige jornadas de 12 hs con media de descanso para comer; se les paga 1,10 a 1,20 con descuento de los cigarros manchados; el domingo trabajan medio día. Hay en las cigarrerías, niños y niñas de 8 a 12 años…”
“Cuando la familia es mucha, y el hambre apura, entonces se ponen a las niñitas en la Refinería, en las fábricas de trabajo, o en lo que se pueda…”
“En Reconquista, se deja sin paga a sus obreros por 9 meses… hasta que venda la cosecha…El obrajero y plantador de algodón encontraba este hecho como lo más natural y legítimo… el argumento del obrajero es éste: *el obrero debe estar agradecido a quien soportaba todo tipo de incomodidades por darle trabajo… sin él, se morirían de hambre* El ingenio no soportaba los inconvenientes de su situación para dar trabajo a indios y cristianos, sino para ganar dinero sobre un capital que no tenía siquiera, y forzaba a sus obreros a darle un crédito que no podían darle, sino del hambre de su estómago y de la desnudez de sus carnes”

3 comentarios:

Melan dijo...

Por supuesto! La patronal jamás va a colaborar con un mínimo porcentaje de sus ganancias, siempre desde que tengo memoria, todo aumento de ingresos se traslada a los precios.
Increíble, aunque sabemos que era cierto, la nota histórica. Gracias Mona.

FERNANDO LUIS dijo...

Vamos al fistifisti como dice el Nestor. Se habla de participacion, no de salario nominal, asi que la chicana de la inflacion, mejor que la guarden pa otro tema, ademas -lo vengo masticando- a pesar de toda la propaganda, la "clase media" sabe perfectamente que en dos años, en la presidencial se juega su nivel de ingresos, si votaron a M´nem por la licuadora, que pensarán ahora que esta comprando casas...

Melan dijo...

Gracias Mona por anotarte como la primera seguidora de mi archivo, ya iré posteando algunas cositas allí también, un poco de todo como lo hago yo, para ir mechando viste? Un abrazo.